La Dra. Montessori siempre se refirió a las maestras como “Guías” y su papel se diferencia considerablemente del de la maestra tradicional. Ella ante todo tiene que ser una gran observadora de los intereses y necesidades individuales del niño.

La interacción de la guía, los niños y el ambiente da como resultado que no existan dos salones Montessori idénticos en su rutina. Cada uno refleja “las características individuales de cada guía y de cada grupo de niños”. Las Guías usan los materiales diseñados por la Dra. Montessori  y pueden desarrollar y adaptar materiales educativos al salón de clase Montessori. Si estos materiales educativos contienen los principios Montessori de aprendizaje, pueden enriquecer el ambiente del aula.

Característica de la Guía

  • Conocer a fondo las necesidades intelectuales, físicas y psicológicas en cada periodo de desarrollo del niño.
  • Debe ser capaz de guiar al niño dentro del salón de clases hacia el material o la actividad que se requiera para lograr un desarrollo armónico y adecuado a su edad.
  • Debe conocer y manejar correctamente el material que se encuentre en el espacio.
  • Indicar de modo claro y exacto el uso de los objetos y materiales.
  • Ser activa cuando se pone al niño en contacto con el material por primera vez y pasiva cuando este contacto ya se ha dado
  • Debe mantener el ambiente siempre limpio y ordenado
  • Atender y escuchar en donde se le llama y respetar el trabajo y los errores de quienes trabajan